¿Puede la máquina sustituir al ser humano?

May 22, 2018

Seguramente que no, el ser humano es una genialidad desarrollada a través de su evolución. Sin embargo, la evolución reciente de las tecnologías está poniendo en entredicho mucho de lo que hace 20 o 30 años se consideraba imposible. Es por eso que las nuevas tecnologías cognitivas, la aplicación de la robótica, la inteligencia artificial y la informática o internet de las cosas, están transformando la forma en cómo los seres humanos interactuamos con los robots y la funcionalidad económica de los mismos. La sustitución creciente del ser humano en múltiples funciones y actividades genera un desafío cada vez mayor a los mercados de trabajo y a los ecosistemas sociales y productivos en los que dichas aplicaciones irrumpen. Vamos claramente a un mundo dónde la ciencia, la tecnología y la innovación irrumpen y transforman la cultura esencial del ser humano, vamos hacía  la economía y la sociedad de lo que no existe.

 

Podríamos detenernos o intentar detener el tiempo, pero la “Ley de Moore” hace que las tecnologías digitales abaraten de manera sustantiva la transmisión e intercambio de datos. A pesar de las telefónicas y su esfuerzo oligopólico, la tendencia global es hacía una duplicación de la capacidad y una caída en los costos cada 18 meses. El valor de las nuevas tecnologías no está en lo que hacen hoy, sino en lo que pueden hacer en los próximos años. El desarrollo paralelo de varias disciplinas de la ciencia, la informática, la robótica, la nanotecnología y la inteligencia artificial están cambiando diametralmente la forma en cómo producimos, cómo consumimos y cómo interactuamos los seres humanos y el entorno. Las empresas, los consumidores y las instituciones públicas no están ajenas a ese cambio disruptivo en el que vivimos.

 

La pérdida de empleo depende inversamente del nivel de cognitividad y de procedimentalización de lo que hacemos. Entre más compleja sea la actividad y requiera mayor cognitividad, menor será el impacto sustitutivo de la robótica y viceversa. Ya hemos experimentado la revolución tecnológica de los robots en la fase industrial y con la revolución digital, nos queda pendiente las fases de la inteligencia artificial, dónde estamos en estos momentos y finalmente vendrá la robótica avanzada, sustituyendo ya no los procesos sino reinventando los mismos, Así dicho, si en las primeras fases se evitaron los mecánicos y soldadores en las fábricas, en la segunda los publicistas y encuestadores o telemercaderes, en las siguientes fases toca el turno a los médicos, los profesores de lenguas y los contadores, entre otros. Finalmente, vendrá el turno de los profesores universitarios y los científicos.

 

Ninguna profesión queda exenta del cambio, cambiará la forma de lo que hacemos y la manera en cómo el consumidor aprecia el valor de lo que producimos. Cambiará los medios de transacción e inclusive el dinero en que transamos o su concepto actual. Cambiará casi todo lo que hoy conocemos. Es por eso que una época disruptiva se superpondrá a otras, más disruptivas aún. Cambiará la política, la economía, las ciencias y la filosofía. Tendremos una sociedad dónde el trabajo será un componente cada vez más interactivo con los robots y el uso del conocimiento y la ciencia permeará todos los ámbitos de la existencia humana. Así las cosas, no se trata de simplemente un desafío moral o de pensar si el robot puede llegar a ser humano, al estilo de la prueba de Tuning, se trata de nuevos tiempos. Lo cierto de todo es que las tecnologías están cambiando la forma en cómo enfrentamos los desafíos de la vida, el trabajo, la política, la sociedad cambia.

 

 

Dr. Leiner Vargas Alfaro

 

 

 

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

A ojo de un mal cubero

May 28, 2019

1/1
Please reload

Entradas recientes

February 4, 2019

January 29, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Copyright © 2017 Leiner Vargas