Y después del plan fiscal

October 22, 2018

Ha sido un trimestre lleno de debate y conflicto social, motivado en gran parte por la puesta en escena del plan fiscal del gobierno, elemento que ha llevado al conflicto sindical más importante de este siglo XXI. La dinámica del debate ha puesto en evidencia las grandes contradicciones del desarrollo económico y social costarricense que, si bien ha logrado modernizar la producción y diversificar las exportaciones en bienes y servicios, ha visto un rezago significativo en la reforma de lo público. El Estado costarricense sigue padeciendo de serios problemas para adaptar su oferta de servicios, cada vez más deficiente, a las demandas sociales que son hoy en día cada vez más sofisticadas.

 

Es necesario repensar el Estado y sus instituciones si de verdad queremos seguir siendo competentes en este siglo XXI. La sociedad del conocimiento y la dinámica de la revolución 4.0 exigen un aumento significativo en la eficiencia con que trabajamos todos, sector público y privado. Este aumento en la eficiencia pasa necesariamente por capacidades de aprendizaje permanente y una gran flexibilidad en materia de cambiar de profesión, oficio o actividad. El reto de transformar las estructuras burocráticas existentes en esquemas de gestión dinámica del conocimiento, dónde el aprendizaje institucional, la incorporación de nuevas tecnologías y sobre todo, la ampliación de la democracia son temas vitales para la subsistencia de lo público. De no atenderse este tema, la presión social podría simplemente socavar la credibilidad y la capacidad de validar lo que hacemos como Estado.

 

La reciente publicación de los indicadores de pobreza e indigencia nos dan la mala noticia de que no tenemos una fórmula mágica para resolver la pobreza. Casi 18 mil personas han pasado el puente al desarrollo, pero en dirección contraria en este año 2018. Seguramente gastamos más, tenemos más burocracia para contabilizar a los pobres, pero pobres e indigentes se están multiplicando y el camino al desarrollo no se ve venir. Así las cosas, necesitamos trascender este tema fiscal para corregir el rumbo y fortalecer el empleo, la inversión y una verdadera estrategia para reducir la pobreza y la indigencia, de lo contrario, pronto tampoco tendremos puente y mucho menos desarrollo.

 

El ajuste no necesariamente pasa por un Estado más pequeño, sino por un Estado más flexible y competente, más democrático y descentralizado, más estratégico y menos ideologizado. Las funciones esenciales seguirán siendo la salud, la educación, la seguridad ciudadana, la provisión de infraestructura estratégica, la regulación y la provisión de servicios de soporte a la democracia con un sistema judicial y de administración de la justicia eficaz, una gestión adecuada y tecnológicamente avanzada de las elecciones. Este ajuste del Estado requiere necesariamente de una nueva constituyente que ordene y facilite las reformas públicas en temas estratégicos. Así que para quienes piensan que con la reforma fiscal tenemos suficiente, les digo que están errados, que las grandes reformas apenas empiezan. El país requiere avanzar más rápido y eso significa, ajustarnos ante los desafíos del siglo XXI.

 

La reforma fiscal es esencial para avanzar en lo verdaderamente importante, el ajuste social, político y económico que nos permita aumentar la productividad, la eficiencia y con ello, el ingreso per cápita y el bienestar.  Requerimos aprender más y con mayor velocidad ante los ajustes tan violentos en los entornos sectoriales. Requerimos una permanente actualización y reinvención, desde la escuela hasta la Universidad, todos los espacios del sistema educativo serán críticos para enfrentar esos nuevos desafíos. La educación permanente y para siempre será la única salida. Ya hemos pasado el cambio de siglo, ahora nos toca vivir el siglo de los cambios.

 

Dr. Leiner Vargas Alfaro

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

A ojo de un mal cubero

May 28, 2019

1/1
Please reload

Entradas recientes

February 4, 2019

January 29, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Copyright © 2017 Leiner Vargas